Competencias

La mejora de la comunicación lingüística es una apuesta que  debe ser priorizada por su peso en el resto de claves de mejora referidas al rendimiento y éxito  escolar y a la formación integral de la persona. Esta mejora se concreta en el desarrollo de una serie de destrezas lingüísticas que dan a la propia comunicación mayores posibilidades de consecución y de éxito si se planifican y desarrollan de forma adecuada.

Las destrezas a las que nos referimos  se dividen en productivas, receptivas e interactivas, definiendo un total de siete:

  1. La destreza productiva hablar
  2. Productiva- escribir.
  3. Receptiva-escuchar
  4. Receptiva-leer
  5. Receptiva-audiovisual
  6. Interactiva-conversar
  7. Interactiva-escribir.

Nuestro “Programa de Estimulación del Lenguaje Oral en Educación Infantil” (3-6 años) pretende desarrollar fundamentalmente las destrezas de hablar, escuchar y conversar y servir de base, reforzando una serie de habilidades y aptitudes que entran en juego en la adquisición de la lectura y la escritura: las destrezas de  leer y escribir.

Desde un enfoque preventivo y de atención temprana en el ámbito de la comunicación y el lenguaje, nuestro programa adquiere relevancia como conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de 3-6 años y a sus familias como  corresponsables de la mejora de la comunicación lingüística. Esta corresponsabilidad parte de la importancia que adquiere   el aprendizaje del currículo informal y no formal en esta competencia básica. Es por ello que  consideramos como condición general para el éxito de la comunicación el priorizar la enseñanza funcional como  uso social de la lengua, respetar la disparidad de niveles en el aula e integrar y coordinar escuela y familia.

El proceso por el cual el alumnado domina su lengua materna es muy complejo y en él intervienen una multiplicidad de factores. El contacto con las diferentes variedades del lenguaje oral – en el ámbito de la escuela o fuera de ella- contribuye a descubrir la destreza de hablar y su mejora requiere, inexorablemente, expresarse en diversas situaciones comunicativas que resulten reales y verosímiles.

El papel de escuchar  resulta relevante para el desarrollo de la competencia en comunicación lingüística  de nuestro alumnado pues alude a una destreza que, dentro del interjuego de destrezas verbales y no verbales que se genera en cada situación comunicativa, propicia un avance importante en el proceso de descentración de sí mismo.

Del mismo modo la comprensión y la producción de mensajes  orales requieren el marco de situaciones globales de comunicación que permitan desarrollar la destreza de conversar, es decir, de situaciones que formen parte de la construcción y modificación de las relaciones sociales establecidas en diferentes ámbitos ( la escuela, la familia, el tiempo de ocio, etc). Esta situación permite que el alumnado comprenda el sentido de las diferentes actividades comunicativas: sus propósitos, sus contenidos, su estructura, etc., para dar cuenta del tipo de interacciones que ocurren en cada una de ellas y el tipo de discurso que se genera.

Esta visión del acto comunicativo es la que tratamos de concretar en las propuestas de nuestro programa de Estimulación del Lenguaje Oral en Educación Infantil propiciando diferentes situaciones que generen dentro del aula y en la familia el desarrollo de la comunicación lingüística.