Justificación

La propuesta que se presenta  ha sido diseñada para su aplicación en los alumnos y alumnas de la Educación Infantil, de tres, cuatro y cinco años, con el objetivo de orientar al profesorado en la estimulación del lenguaje en esta etapa a través de un programa sistematizado y secuenciado en unidades didácticas,  cuya finalidad es propiciar el desarrollo del lenguaje oral y la prevención de dificultades, reforzando una serie de habilidades y aptitudes que entran en juego en la adquisición de la lectura y la escritura, previniendo posibles déficits en esta área.

El lenguaje oral es lo que va a condicionar el aprendizaje de la lengua escrita. Pero no sólo hay que mirarlo como fundamento de la lengua escrita, sino fundamentalmente como instrumento de comunicación. Igual que Escuchar y Hablar son destrezas para comunicar, Leer y Escribir adquieren funcionalidad cuando pretenden el mismo objetivo. El aprendizaje lecto-escritor debe inscribirse en una perspectiva de relación de destrezas lingüísticas de uso para la comunicación: Escuchar, hablar, comprender, expresar, leer y escribir.  

Es por ello, que nuestra pretensión es dinamizar la comunicación en el más amplio sentido de la palabra, por lo que nuestro foco de atención no se limita solamente a estimular el lenguaje verbal, sino también a desarrollar el lenguaje no verbal y la expresión gestual y corporal, puesto que ambos constituyen formas de representación y comunicación complementarias. Se centra en la prevención de dificultades en el lenguaje oral, el enriquecimiento de la comunicación no lingüística y la construcción de unas bases sólidas para el aprendizaje de la lectoescritura.

La intervención, la puesta en práctica y el seguimiento continuo que requiere, se realizará en colaboración con el profesorado de segundo ciclo de Educación Infantil del centro.

Las tutoras y tutores son conscientes de la importancia que tiene el lenguaje como instrumento básico para el desarrollo de todos los aprendizajes escolares y que su intervención requiere un abordaje continuo y conjunto. Por este motivo, la necesidad de la puesta en práctica de dicho Programa.